Historia

                           BREVE HISTORIA DE SAN PEDRO NONUALCO                               

Esta antiquísima población precolombina fue fundada por tribus Yaquis o Pipiles hacia el siglo XI ó XII de la Era Cristiana. La tribu de los Nonualcos habitó en el departamento de La Paz y en la parte sur del Departamento de San Vicente, entre los ríos Jiboa y Lempa, siendo sus habitantes iniciales, guerreros. En idioma Náhuatl, Nonualco significa “Lugar de mudos “, pues proviene de “nonual” que significa mudo y de “co”, sufijo de lugar,  además otro significado que se le puede dar es “Lugar de habla hermosa”.

Los trámites para obtener los títulos ejidales del pueblo en 1759, muestran que para entonces se trataba de una comunidad bien establecida. Años más tarde, en 1770, el auto de la Visita Pastoral que practicó el obispo Cortés y Larraz da cuenta de San Pedro como anexo a la parroquia de Santiago Nonualco, en ese entonces tenia 131 familias con 659 personas.

No se conoce cuando se dio el título de pueblo a San Pedro, la primera alusión concreta al poblado es la que hace Gálvez Corral en 1740; con la solicitud de ejidos en 1759 el asentamiento parece haber estado ya bien establecido con un alcalde ordinario. Todo indica que en 1823, según la “Tabla para facilitar la elección de Diputados y Suplentes para el Congreso de las Provincias Unidas de Guatemala”, San Pedro ya contaba con su propia parroquia, más o menos por esos años funcionaban en la localidad dos Juzgados. Según Lardé y Larín (2000: 448a) el pueblo fue cambiado varias veces de jurisdicción: del 12 de junio de 1824 al 9 de marzo de 1836 fue parte del departamento de San Vicente, desde esa fecha hasta el 30 de junio de 1838 perteneció al Distrito Federal; luego volvió a ser parte de San Vicente hasta 19 de marzo de 1839, desde esa facha hasta 5 de abril de 1842 integró el departamento de La Paz; de 1842 a 1845 regresó a jurisdicción de San Vicente, de esa fecha hasta 15 de marzo de 1847 retornó al departamento de La Paz, hasta 21 de febrero de 1852 se integró otra vez a San Vicente y desde esa fecha ha formado parte del departamento de La Paz.

En 1858 un informe municipal (López, 1974 [1858]: 22-24) describió con algún detalle cuál era la actividad y la apariencia del pueblo: era una comunidad agrícola de una sola calle, con seiscientas sesenta y ocho casas de las cuales solo unas 14 tenían techo de teja; el clima era agradable. Guillermo Dawson (1996 [1890]) afirma que en 1875 San Pedro obtuvo su título de villa, el cambio casi no quedó registrado en los libros de la municipalidad, únicamente se dispuso la instalación de una plaza de vivanderas. En esos años la principal actividad de la comuna se concentraba en la administración de los ejidos, eventualmente las agitaciones políticas que la nación vivía tuvieron eco en la vida local; había graves carencias económicas pero la Villa prosperaba lentamente apostándole mucho al cultivo del café. Era una sociedad muy tradicional. El 11 de julio de 1797 el Padre Nicolás Salazar bautizó a Juan José Secundino, hijo legítimo de Don Juan de Dios Ernandez y Toribia del Rosario, el primero de éstos era por entonces “Yndio cacique” y así quedo asentado en el acta bautismal. Esto indica que por aquellos años la institución tradicional del cacicazgo tenía plena vigencia y reconocimiento legal; cuando Marroquín (964: 70-72) estuvo en San Pedro, los descendientes del bautizado aun gozaban de cierto de respeto y autoridad, lo que muestra el grado de supervivencia de las viejas tradiciones.

El territorio no estaba bien consolidado. A finales del siglo XIX, de siete cantones que actualmente existen únicamente se reconocía como tales a Zacatal Grande y Cerro Naguistepe, aunque ya había alusiones al “plan del Viroleño”, al “valle de La Comunidad” y al “Valle de la Hacienda Vieja”, lugares que luego se convertirían en cantones. En el área urbana solo se hablaba del barrio Guadalupe y El Centro.

El auge económico propiciado por el cultivo del café hizo que San Pedro progresara rápidamente. El servicio telegráfico introducido en 1890 era completado ya en 1903 con el telefónico; un año después se pidió una línea para estar comunicado con Zacatecoluca, los vecinos ofrecieron sufragar los gastos que fuesen necesarios dejando claro que el consecuente aumento del sueldo del empleado no era un problema, ya que la oficina era económicamente autosostenible y tenía suficientes recursos para ello. En diciembre de ese año San Pedro ya estaba conectado telegráficamente también con su vecino Santiago; en 1908 la comuna pidió una línea telefónica con los pueblos de Mercedes La Ceiba, Santa María Ostuma y Jerusalén, para estar en relación con Cojutepeque. El servicio telefónico y telegráfico era completado a su vez con el de correo peatonal que era pagado por la comuna.

Luego de varias gestiones para introducir el servicio de agua por cañería, se dio paso a las obras emprendiendo trabajos en 1905 a empuje del alcalde Jesús Peña y de la comunidad; éstos se prolongaron durante todo 1906 hasta que el servicio comenzó a funcionar en 1907. Desde entonces el servicio quedó establecido aunque para nada exento de problemas.

En 1905 el territorio ya esta bien consolidado, se hacía mención de todo los cantones que existen en la actualidad excepto Lazareto, de éste se empezaría a hablar como tal hasta 1920.

Por Decreto Legislativo del 10 de abril de 1912, se le otorgó el Título de Ciudad a Ia entonces Villa de San Pedro Nonualco y se le erigió, al mismo tiempo, en Cabecera de Distrito, constituido por San Pedro Nonualco, Santa María Ostuma, Jerusalén y Mercedes La Ceiba.

Fuente: Lic. Cristian Hernández, Antropólogo, originario de San Pedro Nonualco.

Un pensamiento en “Historia

  1. megustaria saver que paso con el ANTEL.quienes lo pribatisaron .que paso con las instalaciones ………me gustaria que ledieran otra fachada al Mercado que se vea que es un lugar linpio ….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *